El tiempo - Tutiempo.net
Sabado, 21 de Septiembre del 2019

La Catrina, Elegante Mujer mexicana

  • Búsqueda por fecha

    Año :

    Mes :

    Día:


Por: Elizabeth Romero

Esta nota fue publicada en octubre 27, 2018

Según la tradición, el 1 y 2 de noviembre son los días en que las almas de los fieles difuntos regresan al mundo terrenal para convivir con sus familiares y para disfrutar del aroma de sus guisos y bebidas favoritos, acompañados también de algunos platos de temporada, del pan de muerto, fruta y de símbolos representativos como flores de cempasúchil, incienso, copal, papel picado y las calaveritas de azúcar. Esta celebración del Día de Muertos fue declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2008. Las calaveritas son parte fundamental de los altares en esta fecha pero también escuchamos algo que se conoce como calaveritas literarias que son composiciones escritas en forma de verso las cuáles riman al final una con la otra, con la intención de expresar inconformidad o descontento de manera burlesca.

El autor de las calaveras fue José Guadalupe Posadas nacido en la ciudad de Aguascalientes, quien gracias a sus habilidades de dibujante y caricaturista también se dio a conocer por sus ilustraciones políticas, las cuales lo llevaron a ser fuertemente atacado por evidenciar los abusos del gobierno y la explotación del pueblo ya que utilizaba calaveras como símbolo de crítica social para todas aquellas personas de sangre indígena que habían dejado de vender maíz para ahora comercializar garbanzos y renegando de su cultura pretendían sentirse de la clase privilegiada como los españoles y franceses, por ello la dio a conocer sin ropa y usando únicamente sombrero dándole el nombre de Calavera Garbancera en 1912, esta fue la primera y la original pero su fama llega tiempo después, cuando el muralista Diego Rivera en 1947 le pone un toque especial al plasmarla en el mural el Sueño de una Tarde Dominical en la Alameda Central, con el atuendo que conocemos hoy en día, vestida elegantemente portando estola de plumas. Es aquí donde se le da el nombre de Catrina, la cual se ha convertido en un ícono representativo de la cultura mexicana y aunque hay países que la han adoptado, la verdad es que su creación es de manos netamente mexicanas.

El gusto de la gente por las catrinas ha traspasado fronteras, pues ya no solo se aprecian durante esta temporada, ahora están hechas en artesanías que se encuentran en diferentes materiales: barro, papel maché, cerámica, madera, talavera, plata, etc., en este caso, el IESEG, colocó por séptimo año consecutivo su tradicional Altar de Calaveras, el cual es un trabajo realizado en cartonería, todas y cada una de las piezas está elaborada y barnizada a mano por el Artista Plástico Poblano Enrique Gutiérrez Reyes, el cual hizo la representación de una cocina típica poblana donde calaveritas vestidas de cocineros disfrutan de un ambiente humorístico con actividades propias de una cocina. Cabe resaltar, que parte de las piezas exhibidas, están pensadas en algunos colaboradores de la Institución.

El encendido de luces, se llevó a cabo en punto de las 19:00 horas donde alumnos y personal de la Institución se reunieron para tomarse la foto del recuerdo y degustar de un rico chocolate con pan de muerto, todo esto como parte de las actividades que lleva a cabo el IESEG de preservar y difundir las tradiciones mexicanas, en el marco del Festival del Pan de Muerto en su edición 2018.

Les hago la más cordial invitación para visitar el Altar de Calaveras del IESEG en un horario de 8:30 a 20:30 horas, el cual estará hasta el 4 de noviembre. ¡Espero les guste y lo disfruten!

Compartir en Whatsapp